Programa Diverse Scholars

Desarrollamos a los profesionales de la salud del siglo XXI

Un grupo heterogéneo de profesionales de la salud, con la perspectiva única que esto significa, contribuye a mejorar la comunicación, el acceso a la atención de la salud y la satisfacción del paciente; a reducir las disparidades de salud y a optimizar las estrategias para resolver problemas complejos1 Desarrollar profesionales de la salud que reflejen nuestra sociedad en general y brindar una atención personalizada y culturalmente competente elevará la calidad de la atención de la salud en todos los aspectos e incentivará la innovación. Por todo esto, United Health Foundation se dedica a apoyar a los profesionales de la salud del siglo XXI a través del programa Diverse Scholars Initiative.

Este programa trabaja para crear una generación de profesionales de la salud más relevante, especialmente en comunidades carenciadas, al aumentar la cantidad de proveedores de salud de atención primaria preparados para satisfacer las futuras necesidades de asistencia sanitaria.

Los estudiantes que participan en el programa Diverse Scholars Initiative son apasionados, trabajadores y están ansiosos por retribuir a sus comunidades. Muchos becarios tienen planeado trabajar en comunidades carenciadas y centros de salud comunitarios para resolver los desafíos de salud de la población y la escasez de asistencia sanitaria, que tiene un impacto enorme en las minorías y en las comunidades de bajos ingresos. Un aspecto de esta escasez es la necesidad nacional de una mayor cantidad de médicos de atención primaria. De acuerdo con el informe America's Health Rankings (EUA) de los Estados Unidos, solo hay aproximadamente 127 médicos de atención primaria disponibles cada 100,000 habitantes a nivel nacional, y nueve estados tienen menos de 100 médicos de atención primaria cada 100,000 habitantes2

Desde el inicio del programa Diverse Scholars Initiative en el 2007, United Health Foundation ha aportado más de $16 millones en fondos para financiar casi 2,069 becas. Sin embargo, la inversión en los profesionales de la salud del siglo XXI del país no se limita únicamente a un apoyo económico plurianual. El programa Diverse Scholars Initiative también ofrece programas de tutoría y residencia, así como asistencia con la supervisión de los índices de graduación y los resultados profesionales. Los becarios deben demostrar su necesidad de asistencia económica, la búsqueda de un título en una carrera como profesional de salud de atención primaria y su compromiso para trabajar en comunidades carenciadas.

Invertir en nuestros futuros profesionales de la salud ayuda a garantizar que el sistema de asistencia sanitaria de nuestro país sea el sistema más eficaz e innovador del mundo. Todos estos estudiantes tienen historias admirables que explican su compromiso con formar una mejor fuerza laboral que pueda crear un sistema de asistencia sanitaria del siglo XXI para nuestro país.

(Abril del 2016)

 

1 The Future of Nursing: Leading Change, Advancing Health (EUA)

2 PDF America's Health Rankings 2015 Annual Report (EUA)

Conozca a los participantes de Diverse Scholars

PDF Becarios (EUA)

Becarios destacados

Todos los participantes de Diverse Scholars tienen historias admirables que explican su compromiso con formar parte de una mejor fuerza laboral de salud en el futuro.

Image of Diverse Scholar, Adrial Lobelo
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: Adrial Lobelo

Este becario se mantiene bastante ocupado estudiando un título avanzado de enfermería mientras brinda orientación y apoyo a otros enfermeros latinos.

Coraje. Perseverancia. Esperanza. Estas cualidades han perdurado por generaciones en la familia de Adrial A. Lobelo. La abuela de Adrial, Solita, emigró a New York desde Sudamérica en la década de 1960. "Era una época en que a las mujeres divorciadas con hijos frecuentemente se les negaban oportunidades de empleo. La frase 'madre trabajadora' no era parte del léxico", comentó Adrial.

Tomando como ejemplo el libro de determinación de su abuela, Adrial se abocó a la docencia y a estudiar arte. Como estudiante con buenas notas, Adrial terminó la escuela secundaria en tres años y fue aceptado en una universidad de renombre nacional. Cuando los costos de la matrícula se volvieron una carga para su familia, Adrial no se desanimó. Optó por trabajar y tomar cursos a tiempo parcial. Posteriormente, Adrial logró ser admitido en Cornell University, donde se graduó con una licenciatura en relaciones laborales e industriales.

Después de graduarse, enseñó inglés como segundo idioma a alumnos adultos. Rápidamente descubrió cuánto disfrutaba del arte de la docencia, pero debido a un recorte en los fondos federales para los programas de alfabetización, le redujeron drásticamente sus horas de trabajo.

"No sabía bien cómo seguir", recordó Adrial. Una conversación con un colega hizo que Adrial se percatara de las numerosas similitudes entre la enfermería y la docencia. Además, Adrial se dio cuenta de que los estudios de enfermería le brindarían la capacidad de defender los derechos de su abuela y otras personas que enfrentan un sistema complejo de asistencia sanitaria.

Adrial se inscribió y se graduó en un programa de licenciatura en enfermería acelerado en SUNY Health Science/Downstate Medical Center en Brooklyn. Como enfermero novato con licencia, trató y atendió a una gran variedad de pacientes latinos en la ciudad de New York. "Cuando los pacientes tienen un proveedor de atención de la salud que comparte sus orígenes culturales, la calidad de esa relación puede optimizarse", comentó Adrial.

Adrial continuó sus estudios y obtuvo una maestría en Hunter College en City University of New York y un doctorado en la práctica de enfermería en Wilkes University. Mientras tanto, Adrial se hizo miembro activo de varias organizaciones, entre ellas, la National Association of Hispanic Nurses (NAHN). Su participación en NAHN le dio la oportunidad de presentarse en conferencias, consultar con una red de asesores y brindar orientación y apoyo a estudiantes de enfermería inscritos en programas de pregrado y de posgrado.

En la actualidad, Adrial está por terminar su doctorado en University of Massachusetts Amherst. Sus principales intereses clínicos y de investigación son en las áreas de angustia psicológica y resiliencia entre las poblaciones de inmigrantes y minorías, duelo oculto, educación de enfermería y asuntos relacionados con los profesionales de atención de la salud.

Adrial está agradecido por el apoyo del programa Diverse Scholars Initiative de United Health Foundation. "Es muy motivador el compromiso de United Health Foundation en las iniciativas para promover la representación de becarios de diversos orígenes étnicos y raciales por todo el espectro de la atención de la salud", comentó.

Adrial recibió apoyo en el 2013, 2014 y 2015 a través de una asociación entre la United Health Foundation y la Asociación Nacional de Enfermeras Hispanas.

Image of Diverse Scholar, Alexa Mieses
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: Alexa Mieses

Ir al video

Guiar a los futuros profesionales de la salud y ayudarles a concretar sus sueños en la facultad de medicina es tan solo una de las maneras en que Alexa retribuye a la sociedad.

Oriunda de New York, Alexa Mieses dice que haberse criado en el vecindario de Astoria en Queens fue lo que esencialmente determinó quién es hoy en día. "Crecer en un lugar diverso como Astoria y ser mestiza, realmente influyó en la manera en que me relaciono con los demás", comenta.

Desde temprana edad, Alexa aspiró a ser médica. "Mi madre tenía diabetes, y recuerdo acompañarla al médico y observar la relación que tenía con él. Mi mamá no siempre seguía su dieta a la perfección ni tomaba bien sus medicamentos, pero recuerdo que su médico nunca la regañó. En cambio, hablaba con ella sobre qué podían hacer para mejorar las cosas la próxima vez", rememora Alexa.

Esa experiencia inspiró a la joven Alexa. "Pensé, 'Cielos, si yo pudiera tener una influencia como esa en la vida de alguien, eso es lo que quiero hacer'".

Después de graduarse en Bronx High School of Science, Alexa asistió a The City University of New York: City College, y se graduó en el 2011 en biología. Después de una beca de investigación a tiempo completo en los Institutos Nacionales de la Salud, en el 2012 comenzó sus estudios de medicina en Icahn School of Medicine en Mount Sinai. Un mes antes de que comenzara su segundo año en la facultad de medicina, Alexa encontró tiempo para combinar su pasión por escribir y la medicina, y escribió una guía para las admisiones en la facultad de medicina llamada The Heartbeat of Success. "Una organización llamada Mentoring in Medicine estaba patrocinando un desafío llamado «escribe tu propio libro en 30 días», así que decidí participar", explicó Alexa. "Escribí el libro en 30 días, lo edité durante un mes, más o menos, y luego lo publiqué en octubre del 2013".

Alexa atribuye sus logros al poder de la tutoría, que se ha convertido en una de sus pasiones motivadoras. "Necesitamos más minorías subrrepresentadas en la medicina, y una manera de que eso ocurra es guiar a los estudiantes a fin de que estén preparados para aprovechar las oportunidades que se les presentan", concluyó Alexa. Este fuerte compromiso llevó a Alexa a seguir la carrera de medicina familiar, donde tiene la oportunidad de ir más allá de la función del médico y dedicarse a brindar servicio comunitario, educación y tutoría. "Cuando descubrí la medicina familiar, sabía que era exactamente lo que siempre había imaginado para mí".

Alexa está especialmente entusiasmada por trabajar con los miembros de la comunidad latina. "La comunidad latina está muy poco representada en la medicina", explicó. "En la atención de la salud, cuando los pacientes pueden relacionarse mejor con sus proveedores, se forma una mayor y mejor alianza terapéutica. Si contamos con más proveedores latinos, podremos brindar una atención más comprensiva y culturalmente competente a nuestros pacientes latinos".

Alexa dice que el apoyo que recibió a través de la Diverse Scholars Initiative de United Health Foundation ha sido de un valor incalculable para ayudarle a seguir sus metas. "El apoyo económico es asombroso y tiene un significado muy especial para alguien como yo que se dedicará a la atención primaria. Además, he tenido la posibilidad de reunirme con colegas que tienen intereses similares e intercambiar ideas con ellos. También hay un componente de tutoría que me ha permitido reunirme con los líderes de opinión latinos que participan en la política y el proceso legislativo".

Es ese tipo de apoyo, explica Alexa, lo que le ayudó a llegar a donde está hoy en día. "No lo hice el 100 % sola. He tenido mucha suerte de contar con tutores maravillosos que me acompañaron en mi carrera y estoy entusiasmada por retribuir ese apoyo y contribuir a llevar más diversidad al mundo de la atención de la salud".

Alexa recibió una beca en el 2015 para financiar sus estudios a través de una asociación entre la United Health Foundation y la National Hispanic Health Foundation.

Image of Diverse Scholar, Beverly Apodaca
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: Beverly Apodaca

Estudiante cursando una maestría en terapia ocupacional en la University of New Mexico, en parte gracias al programa Diverse Scholars de United Health Foundation.

Beverly Apodaca tiene recuerdos entrañables de su infancia en el área rural de New Mexico con su madre y sus abuelos. Hija única de madre soltera, a Beverly le gustaba jugar a ser veterinaria con los animales del rancho de su familia, donde había varios perros, caballos, cabras, gatos y gallinas.

En la escuela, la clase favorita de Beverly era educación de la salud y su actividad preferida era un programa llamado Mejores amigos, que formaba parejas de estudio entre alumnos robustos e inteligentes y alumnos que tenían discapacidades físicas y mentales, para que se hagan amigos y socialicen. "Realmente me encantó, y me motivó a defender a las personas con discapacidades".

Cuando Beverly comenzó la Universidad en University of New Mexico (UNM), sabía que quería seguir una carrera en el ámbito de la atención de la salud, pero no estaba segura de qué rumbo seguir. Realizó una prueba de aptitud que le sugirió tres opciones: florista, azafata y terapeuta ocupacional. "Me encantan las flores y volar, pero decidí incursionar en la terapia ocupacional, aunque no sabía mucho al respecto. Cuando me enteré de lo que hace (ayuda a las personas a ser independientes), seguí la carrera con pasión".

Como estudiante de pregrado, Beverly estaba ocupada con las clases y una amplia variedad de actividades y roles de liderazgo. A través del programa Open Airways for Schools de la American Lung Association, enseñó a niños de escuela primaria a manejar el asma, una condición que ella también padece. Ocupó puestos importantes en New Mexico Asthma Coalition y UNM Student Occupational Therapy Association, fue instructora voluntaria de reanimación cardiopulmonar en Project Heart Start y trabajó como conductora voluntaria en el programa Designated Drivers on Demand de Alburquerque.

Actualmente, Beverly está estudiando para obtener una maestría en terapia ocupacional en UNM. Su meta es trabajar con pacientes geriátricos y ayudarles a diseñar estilos de vida saludables. "El motivo por el que quiero trabajar con pacientes geriátricos es que mi abuelo ayudó a criarme y siento que tengo una muy buena conexión con la población de adultos mayores", explicó. "Realmente me gusta escuchar a los adultos mayores y quiero ayudarles a que disfruten de la calidad de vida que se merecen".

Beverly dijo que el programa hace un fuerte hincapié en la importancia de comprender las diferencias culturales. "En New Mexico, tenemos una de las comunidades culturales más diversas y únicas de los Estados Unidos. Mi madre y mi abuelo hablan español con fluidez, y yo estoy aprendiendo a hacerlo. Además, provenir de un área rural me ayudó a conectarme con nuestros residentes rurales porque compartimos los mismos valores y apreciamos las mismas cosas".

Beverly recibió una beca en el 2014 a través de una asociación entre la United Health Foundation y el Congressional Hispanic Caucus Institute para financiar sus estudios de posgrado. Dice que ser una becaria del programa Diverse Scholar Initiative de la United Health Foundation le ayudó de muchas maneras. "Me permitió mantener un estilo de vida equilibrado durante mis estudios en la universidad. Y si yo estoy saludable, puedo trabajar mejor a la hora de ayudar a los demás a estar saludables también".

Image of Diverse Scholar, David Koffa
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: David Koffa

Ir la video

Este inmigrante de Liberia fue parte de un innovador equipo de investigación del cáncer. Ahora aplica su experiencia para dejar una huella en la atención de la salud por todo el mundo.

A una edad en la que los niños estadounidenses están por comenzar la escuela, David Koffa estaba por empezar una vida nueva huyendo de la guerra civil en Liberia. "Tenía tan solo seis años, por lo que no entendía la magnitud de lo que estaba ocurriendo. Pero cuando llegué a los Estados Unidos, recuerdo que fue una diferencia del día a la noche".

David remonta su pasión por la atención de la salud a su infancia en Liberia. "Estar en Liberia me enseñó mucho sobre las disparidades, sociales y económicas, pero también en cuanto a la atención de la salud. Mi papá perdió a su mamá a muy temprana edad debido a una negligencia médica durante el parto. Del mismo modo, muchos liberianos morían de condiciones que podrían haberse tratado fácilmente con la atención médica apropiada".

Después de una breve estadía en Philadelphia, la familia de David se mudó a Minneapolis. "Aunque hacía mucho frío, la calidad de vida era excelente y las personas que conocí eran amables conmigo", recuerda David. Tuvo una carrera secundaria muy exitosa, participó en una amplia variedad de actividades que incluyeron fútbol americano, basquetbol, atletismo, consejo estudiantil, concurso de conocimientos y la National Honor Society.

Entre sus clases y actividades, David también encontró tiempo para donar más de 400 horas como voluntario en hospitales locales. "En mi cultura, sabemos que mucha gente nos ayudó, por lo que tenemos un fuerte sentido de retribución. Me encantaba trabajar en el hospital algunas veces por semana, ver cómo mejoraba la salud de las personas y cómo el apoyo de las familias ayudaba a esas personas a mejorar. Fue una experiencia muy reveladora".

David dice que su plan era ser médico, una meta que siguió con la ayuda de un programa de tutoría en la facultad. "Tuve la oportunidad de acompañar a un médico de la sala de emergencias del Hennepin County Medical Center, lo que fue muy interesante. Mi tutor siempre me hablaba de la facultad a la que él había asistido, Dartmouth, así que investigué y decidí presentar una solicitud".

David fue aceptado en Dartmouth y recibió una beca de cuatro años de la Jackie Robinson Foundation (JRF), patrocinada por United Health Foundation. "Fue muchísimo más que tan sólo una beca económica. Me ayudó a tener éxito en la Universidad y a prepararme para una carrera. También hay una conferencia anual en la que pudimos conocer personas muy influyentes que nos motivaron a ser lo mejor que podíamos ser. Fue una gran bendición".

Como becario de JRF, David pudo participar en una moderna investigación del cáncer en la University of Minnesota. Además del programa de investigación, David participó durante tres meses en un grupo de voluntarios que trabajaba con un programa de desarrollo de jóvenes en Sudáfrica con el apoyo de una beca internacional de JRF Rachel Robinson. Después de graduarse en Dartmouth en la primavera del 2015, trabajó como pasante en la oficina de la senadora Amy Klobuchar en Washington, D.C.

Después de su experiencia en investigación, David comenzó a reconocer una necesidad más profunda. Su pasión por los negocios y su misión de ayudar a todas las personas posibles en algún punto chocaron. Fue en esta época que David comenzó a investigar y descubrió a Optum. "Cuando conocí a Optum, el alcance y la magnitud de las personas que ayudaban, la cantidad de hospitales, el efecto que tienen en países enteros, supe que quería formar parte de ella".

David ahora trabaja como asesor de atención de la salud en el programa Leadership Acceleration de Optum. Sus planes de ser médico cambiaron cuando adquirió más experiencia en la industria de la atención de la salud. "Me di cuenta de que mi pasión consistía en ayudar a las personas y que podía tener un mayor impacto si contribuía a mejorar el sistema de atención de la salud en general. Me entusiasma el alcance y la magnitud de lo que está haciendo Optum y quiero participar en esa iniciativa".

David dice que está sorprendido con el rumbo que tomó su vida y que está agradecido por todo el apoyo que ha recibido. "Ni remotamente me hubiera imaginado que iba a tener este tipo de oportunidades. Ahora quiero poner lo mejor de mí para retribuir todo lo que recibí".

Image of Diverse Scholar, D'Ayn DeGroat
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: D'Ayn DeGroat

Conozca a esta emprendedora becaria del programa Diverse Scholars Initiative que honra la memoria de su hermana a través de su pasión por cuidar a los demás en su carrera de enfermería.

D'Ayn DeGroat de Farmington, New Mexico, está agradecida por su carrera de enfermera. "Simplemente, me encanta. Significa tanto para mí que no puedo creer que pueda hacerlo todos los días", comenta D'Ayn.

D'Ayn se creció en Crownpoint, New Mexico, una comunidad rural navaja, con tres hermanos mayores y una hermana menor. Según ella, sus padres fueron una fuerte influencia. Su padre diseñó la bandera del pueblo navajo, y D'Ayn tiene muchos recuerdos entrañables de esta participación activa en la comunidad navaja. Su madre también fue un fuerte modelo. "Ella me apoyó mucho. Siempre me decía que podía hacer todo lo que quisiera si me lo proponía".

Lamentablemente, D'Ayn enfrentó algunas dificultades en su camino para obtener el título de enfermera. Su vida dio un giro trágico cuando tenía 14 años. Su familia sufrió un accidente de tránsito que cobró la vida de su hermana de 12 años. "Antes del accidente, ella era solo mi hermanita, y solíamos molestarnos como generalmente hacen las hermanas. Pero después de lo ocurrido, muchas personas me hicieron ver la clase de persona que ella era realmente. Era tan cariñosa y tan solidaria, que decidí que eso era lo que yo quería hacer en la vida, cuidar a los demás".

Después de graduarse de la escuela secundaria, D'Ayn fue a Fort Lewis College en Durango, Colorado, para estudiar educación primaria. Ese mismo año, a su madre le diagnosticaron cáncer de seno, lo que motivó a D'Ayn a pasar a la University of New Mexico en Alburquerque para estar más cerca de su familia. Su padre se jubiló para cuidar a la esposa y, lamentablemente, la universidad se hizo impagable. "Era demasiado, así que volví a casa para trabajar y aportar más ingresos para la familia y también para cuidar a mi mamá", explicó D'Ayn.

Mientras trabajaba, D'Ayn decidió estudiar para obtener el título de asistente de enfermería en la Navajo Technical University. "Al mismo tiempo en que obtuve mi certificado, lanzaron un programa de enfermera registrada. Me inscribí, me esforcé muchísimo y finalmente me gradué el año pasado".

D'Ayn ahora trabaja en el San Juan Regional Medical Center en Farmington. El centro está ubicado en la frontera de una reserva y, por lo tanto, atiende a muchos pacientes nativos. D'Ayn dice que la experiencia de cuidar a su madre, que sobrevivió al cáncer de seno, le ayudó a comprender mejor la situación por la que atraviesan sus pacientes y las familias que los acompañan. También tiene una conexión especial con muchos pacientes navajos a los que atiende. "Puedo hablar con mis pacientes en navajo, y eso es algo que realmente valoran", comentó.

D'Ayn dice que el programa Diverse Scholars ha sido de enorme apoyo durante toda su carrera. "Sin el apoyo económico, probablemente seguiría luchando por encontrar dinero para terminar la facultad de enfermería. Además, los foros de United Health Foundation me han permitido conectarme con muchos jóvenes maravillosos de todo el país. Todos quieren marcar una diferencia, igual que yo, y es tan emocionante colaborar mutuamente y compartir ideas sobre cómo podemos mejorar nuestras comunidades". D'Ayn recibió becas en el 2011, 2012 y 2013 para financiar sus estudios a través de una asociación entre la United Health Foundation y el American Indian College Fund.

Image of Diverse Scholar, Evelyn Ambush
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: Evelyn Ambush

Una temprana curiosidad por la farmacia y el sueño de estudiarla en los Estados Unidos llevaron a Evelyn a seguir la carrera de farmacéutica ambulatoria.

Evelyn Ambush se interesó en la farmacia desde muy temprana edad. "En Lagos, Nigeria, donde crecí, mis padres preparaban un brebaje de hierbas cada vez que nos enfermábamos. Iban al bosque y sabían exactamente qué hojas recolectar de acuerdo con nuestra enfermedad. Las cocían, luego bebíamos el brebaje y ¡nos sentíamos mucho mejor!".

Cuando Evelyn tenía apenas 10 años, sus padres la enviaron a vivir con su tío, un farmacéutico que vivía en Ondo, Nigeria. "Después de la escuela, me sentaba a mirarlo, y veía a todas las personas que acudían a él en busca de medicamentos. Todas decían: «Muchísimas gracias, ahora me siento mucho mejor». Sabía que quería ayudar a las personas como él lo hacía", recuerda.

Evelyn siempre soñó con ir a la universidad en los Estados Unidos. "Tenía un mapa de América en mi habitación, y siempre me imaginaba allí". Así que después de graduarse de la escuela secundaria, dejó Nigeria en 1984 para encontrarse con una amiga en Chicago. Su plan era asistir a un instituto terciario para terminar los requisitos básicos de estudio antes de comenzar la carrera de farmacia. Sin embargo, pronto recibió una llamada de su casa con noticias trágicas: Su padre había muerto de un derrame cerebral.

"El derrame cerebral fue una complicación de la diabetes. Su muerte puso fin a mis estudios porque tenía que conseguir un trabajo para ayudar a mantener a mi madre y a mis hermanos". Evelyn detestaba el clima frío de Chicago, así que se mudó a Houston, Texas, y consiguió trabajo en una farmacia Eckerd.

Trabajó en la farmacia durante varios años, manteniendo a su familia y a sus hermanos hasta que se hicieron adultos. En 1996, su madre se mudó a los Estados Unidos para reunirse con Evelyn. Y en el 2009, Evelyn decidió que finalmente podía volver a la facultad para estudiar farmacia. Recibió dos títulos universitarios intermedios con altos honores en química y ciencias de la salud, con especialización en terapia respiratoria, en Perimeter College – Georgia State University. Más adelante presentó una solicitud y fue aceptada en Xavier University College of Pharmacy en New Orleans.

Después de esperar tantos años, Evelyn está emocionada por graduarse finalmente como farmacéutica en el 2016. Mientras estudiaba en Xavier, disfrutó especialmente su investigación sobre el tratamiento de la diabetes y su residencia en el Children's Hospital de New Orleans. Su plan es continuar con sus estudios en programas de residencia de farmacia de posgrado para recibirse de farmacéutica ambulatoria, lo que le permitía trabajar estrechamente con los pacientes como parte de un equipo clínico.

Evelyn estará enormemente agradecida a la United Health Foundation por haberle ayudado a alcanzar su postergada meta en la vida. "Siempre soñé con ser farmacéutica. Pero yo le digo a la gente que cuando Dios te da un sueño, aunque no lo persigamos, el sueño te perseguirá. ¡Y así fue!" Evelyn recibió una beca en el 2014 y 2015 para financiar sus estudios a través de una asociación entre la United Health Foundation y el United Negro College Fund.

Image of Diverse Scholar, Felicia Andrew
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: Felicia Andrew

Como parte de la iniciativa de crear futuros profesionales de la salud para todo el mundo, Felicia tiene interés en llevar sus habilidades de enfermería a su Palau nativo.

Felicia Andrew dicen que está acostumbrada a explicar de dónde es. "No muchas personas escucharon hablar de Palau. Muy pocas pueden encontrarlo en un mapa".

Ubicado en el Océano Pacífico occidental, Palau es un país que abarca 250 islas con una población aproximada de 21,000 habitantes. Felicia creció en Koror, la isla más poblada, pero ella se identifica estrechamente con las islas más alejadas, de donde proviene originalmente su familia. Creció hablando tobiano y sonsoralés en su hogar, "pero en la escuela siempre hablaba inglés y palauano", explicó.

Cuando Felicia se inscribió en la University of Hawaii en Hilo, se convirtió en una estudiante universitaria de primera generación, un gran paso para ella. Su vuelo a Hawaii fue la primera vez que salió de Palau, y su primer viaje en avión.

Un programa de orientación especial para estudiantes de las islas del Pacífico ayudó a Felicia a comenzar con el pie derecho. "Las sesiones de orientación me ayudaron a entender qué esperaban de nosotros, cómo administrar nuestro tiempo, cómo obtener ayuda económica y mucho más. Realmente me ayudó a sentirme segura el primer día de clases".

La decisión de Felicia de inscribirse en el programa de preparación de enfermería surgió a raíz de una experiencia en la escuela secundaria. "Mi escuela tenía un programa que ayudaba a adquirir experiencia laboral práctica, así que decidí trabajar como asistente de enfermería y me asignaron a un hospital. Me encantaba interactuar con los pacientes, aprender los términos médicos y usar todo el equipo médico".

Felicia ha participado activamente en educación de salud y bienestar en su universidad. Es una educadora de salud para pares en el Programa de Salud y Bienestar para Estudiantes de la universidad, y trabaja para concientizar sobre problemas de salud mental como el abuso de alcohol, el abuso sexual, la depresión y el suicidio. "Como habitantes de las islas del Pacífico, dudamos mucho en pedir ayuda. Le digo a la gente que es importante hacer terapia y que está bien pedir ayuda con los asuntos de la vida personal".

Participar en el Programa Diverse Scholars ayudó Felicia a creer en sí misma y a esforzarse mucho por alcanzar sus metas. Su experiencia en la Conferencia de Educación Superior de APIASF especialmente la inspiró. "Estaba tan feliz de poder ir a Washington, D.C., y escuchar a otros estudiantes que habían venido a Estados Unidos a estudiar, igual que yo. Pude relacionarme realmente y la experiencia me inspiró y motivó".

A pesar las clases exigentes, Felicia se concentró en su meta de obtener su título enfermería y de regresar a Palau. "Pienso que el mundo necesita más enfermeras", explicó.

Felicia recibió una beca de tres años en el 2014 para financiar sus estudios a través de una asociación entre la United Health Foundation y el Asian and Pacific Islander American Scholarship Fund.

Image of Diverse Scholar, Kenji Taylor
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: Kenji Taylor

Conozca a Kenji Taylor, que creció en una familia monoparental japonesa afroamericana, consciente de las diferencias culturales. Este residente de medicina familiar y becario del programa Diverse Scholars Initiative está muy integrado a la comunidad.

Desde temprana edad, Kenji Taylor fue consciente de las diferencias culturales. Al crecer en una familia monoparental japonesa afroamericana, a Kenji le resultó difícil adaptarse a la sociedad en Meadville, Pennsylvania, donde se crió. "No había ningún residente japonés, así que probablemente me adapté más a la comunidad afroamericana, pero no completamente. Realmente no había modelos a seguir para nosotros", comentó Kenji.

La vida cambió drásticamente cuando Kenji obtuvo una beca completa para Brown University. "Fue un cambio enorme. Culturalmente, fue muy diverso, y socioeconómicamente, fue un choque cultural total", explicó Kenji. Eligió una especialización doble en estudios del este asiático y neurociencias para poder seguir sus intereses tanto en la cultura japonesa como en la medicina.

Durante el penúltimo año universitario, Kenji estudió en Tokio. Mientras estaba allí, se sorprendió de ver cómo las minorías étnicas en Japón no tenían acceso a los servicios sociales básicos, especialmente a la atención de la salud. También descubrió que le interesaban los negocios. "Pude trabajar en la Cámara de Comercio de los Estados Unidos y me di cuenta de que ser bicultural y bilingüe era una ventaja que no había valorado completamente". Cuando regresó a Brown, se quedó para cursar un quinto año, y obtuvo una maestría en gestión de innovaciones e ingeniería empresarial.

Después de graduarse, Kenji comenzó un programa de capacitación administrativa en The Capital Group Companies, y trabajó en Los Angeles, Londres y Tokio. Mientras estaba en Los Angeles, Kenji tuvo una experiencia que lo convenció de ir a la facultad de medicina. "Trabajaba como voluntario con el directorio de la Clínica Romero, una clínica de atención de la salud gratuita que atiende a inmigrantes mexicanos del este de Los Angeles. Me di cuenta de que, como médico, podía usar la ciencia para ayudar a las personas de diferentes orígenes y aplicar mi experiencia comercial para influir en la salud a nivel de la población", explicó Kenji.

Kenji se inscribió en la Perelman School of Medicine en la University of Pennsylvania. Mientras estaba allí, administró el programa Cut Hypertension, en el que los estudiantes de medicina visitan a las barberías afroamericanas para realizar controles de la presión arterial. El programa tenía un significado especial para Kenji porque su padre afroamericano, sin seguro de salud y sin atención médica regular, murió de un ataque al corazón en el 2008. "Poder ir a las barberías es una excelente manera no solo de iniciar una conversación sobre la hipertensión, sino también de demostrar a los hombres afroamericanos que pueden tener una relación de confianza con los proveedores de atención de la salud" explicó Kenji.

Ahora, Kenji está haciendo su residencia en medicina familiar en la University of California, San Francisco, San Francisco General Hospital. "En medicina familiar, atendemos a todo tipo de pacientes, ayudamos a traer bebés al mundo, tratamos a niños, ayudamos a personas mayores. Estamos muy integrados a la comunidad".

Kenji dice que el programa Diverse Scholars Initiative ha sido de enorme ayuda para alcanzar sus metas. "Ha sido inmensamente útil contar con el apoyo económico, pero también con las oportunidades de tutoría. Es tan importante contar con personas que te inspiren y crean en tu capacidad para hacer grandes cosas". Kenji recibió una beca en el 2014 y 2015 para financiar sus estudios a través de una asociación entre la United Health Foundation y el National Medical Fellowships.

Image of Diverse Scholar, Ray Hill
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: Ray Hill

Durante toda su vida, la música influyó en las elecciones profesionales y académicas de Ray Hill, estudiante de Morehouse. United Health Foundation espera que repita el desempeño de este becario del programa Diverse Scholars Initiative.

Para Ray Hill, la música abrió las puertas a su interés en la salud y el bienestar. Nacido y criado en Decatur, Georgia, Ray viene de una familia apasionada por la música, incluido su padre que toca el saxofón. "Siempre me apasionó el jazz y el ritmo y los blues de la vieja escuela que escuchaba en casa, como The Temptations, The Isley Brothers, Atlantic Starr y The Commodores", comentó.

Ray siguió con la tradición familiar desde temprana edad, y comenzó a tocar el piano, luego el saxofón alto y el eufonio. En la escuela secundaria, tocó tanto en conciertos como en bandas marciales, en iglesias y en bodas. Después de pasar dos años en Georgia Perimeter College, el talento musical de Ray le ayudó a ganar una beca para una banda musical en Morehouse College.

En Morehouse, Ray tocó el eufonio en la legendaria banda marcial House of Funk. "Fue muy divertido. Al principio, realmente fue un desafío, viajar fuera del estado cada fin de semana para tocar y luego tener que volver a clases a primera hora del lunes, pero aprendí a organizarme muy bien con el tiempo, hacer las tareas escolares mientras viajaba por la ruta y en los hoteles" comentó Ray.

La música también influyó en los intereses académicos de Ray, lo que lo llevó a explorar la relación entre la música y la psicología. En Georgia Perimeter, investigó si escuchar jazz mientras estudiaban ayudaba a los estudiantes a desempeñarse mejor en sus exámenes finales (y así fue). En Morehouse, sus intereses se ampliaron a problemas de salud más graves.

Algo que Ray notó en Morehouse es que los estudiantes solían no pedir ayuda cuando podían aprovechar de un mayor apoyo de salud mental. "Quisiera ayudar a concientizar sobre la salud mental en general para que las personas puedan comprender mejor cómo afecta su salud y bienestar general", comentó.

Después de que se gradúe en Morehouse en la primavera del 2016, Ray anhela seguir una licenciatura en psicología. "Estoy específicamente interesado en investigar cómo los diferentes factores de la personalidad influyen en la respuesta de las personas a las políticas del gobierno. Mi meta es comprender cómo podemos modificar la política de salud y bienestar para tener éxito con diferentes sectores demográficos".

Ray dijo que formar parte del Programa Diverse Scholars ha sido una gran inspiración para él. "Me ha dado mucha confianza salir a explorar oportunidades en el ámbito de la atención de la salud", comentó. "El Foro Diverse Scholars fue realmente valioso para relacionarme con otros estudiantes y tutores. Ha sido una experiencia fenomenal". Ray recibió una beca en el 2013 para financiar sus estudios de pregrado a través de una asociación entre la United Health Foundation y la Congressional Black Caucus Foundation, Inc.

Image of Diverse Scholar, Sainfer Aliyu
Perfil de los participantes del programa Diverse Scholars Initiative: Sainfer Aliyu

En busca de la trifecta de enfermería: un título de enfermería, más dos maestrías, más una licenciatura. Conozca a esta motivada becaria, Sainfer Aliyu.

Desde su niñez en el área rural de Jamaica hasta sus estudios en la Columbia University en la Ciudad de New York, Sainfer Aliyu ha recorrido un largo camino, literal y figurativamente.

"Vivíamos en el área rural y carenciada de Jamaica. Mi padre era taxista y mi madre ama de casa. Soy la segunda de siete hijas, todas mujeres", contó Sainfer. Cada mañana, Sainfer y sus seis hermanas caminaban 3 millas para ir a la escuela: "Hacíamos nuestros quehaceres cotidianos y luego emprendíamos el viaje".

Aunque ninguno de los padres de Sainfer terminó la escuela secundaria, la educación era una máxima prioridad. "Si a mi padre le quedaban tan solo diez centavos, los usaba para enviarnos a la escuela". Después de la escuela primaria, Sainfer asistió a una escuela secundaria pública. Como las escuelas secundarias públicas en Jamaica generalmente no son gratuitas, esto fue un desafío económico para la familia. "Teníamos muchos animales —cabras, cerdos, vacas, ovejas— y mi madre vendía un animal de vez en cuando para pagar la matrícula de mi escuela. Otras veces, mi padre tenía que pedir a la escuela más tiempo para pagar. Fue un verdadero sacrificio para ellos".

Las materias favoritas de Sainfer en la escuela secundaria eran matemáticas y ciencias, y después de graduarse en 1998, comenzó a trabajar en el Bank of Nova Scotia en Jamaica. Era un buen trabajo, pero ella soñaba con ser enfermera. Ahorró el dinero que ganaba y vino a los Estados Unidos en el 2001 para estudiar enfermería en la Adelphi University en Long Island, New York.

En ese momento, la vida se hizo muy difícil. "Fue uno de los momentos más difíciles de mi vida. Descubrí que no podía ir a la escuela porque no tenía suficiente dinero", recordó Sainfer.

Sainfer se las arregló para conseguir trabajo en un restaurante y encontró una habitación para vivir. Después de trabajar arduamente y ahorrar dinero, pudo comenzar su programa de enfermería en Adelphi. Tomaba todos los créditos que podía, figuraba en la lista de estudiantes distinguidos cada semestre y se graduó con honores en el 2005. Fue contratada inmediatamente por el Stony Brook University Hospital. "Mi situación económica se hizo mucho más holgada, y pude enviar dinero a mi familia para ayudar a que tres de mis hermanas asistieran a la Universidad".

Sin embargo, Sainfer no estaba preparada para conformarse. Mientras trabajaba en Stony Brook, obtuvo dos maestrías en administración y política de asistencia sanitaria y educación, y se graduó con el máximo honor: un certificado de excelencia. En el 2007, tuvo una hija. En el 2011, la nombraron la Enfermera del Departamento de Emergencias del Año en Stony Brook. Y en el 2014, comenzó una licenciatura en un programa de enfermería en Columbia University, donde actualmente está estudiando los factores de riesgo y los resultados de la septicemia, especialmente entre los residentes de atención a largo plazo. También enseña como profesora adjunta en la Adelphi University School of Nursing and Public Health.

¿Cómo hace todo eso? En parte, gracias a su motivación por retribuir a los demás. "Recuerdo el tremendo impacto de las enfermeras en Jamaica, que iban a las comunidades a atender a los más pobres de los pobres. Siempre sentí que la enfermería me daría la oportunidad de ayudar a las personas en los momentos más vulnerables de sus vidas", comentó Sainfer. Además, dice: "Mi fe es lo que me hace seguir adelante. Creo que mi fe está por encima de todas las cosas".

Sainfer dice que su vida ha sido un viaje sorprendente. "Nadie hubiera imaginado que llegaría a este punto. Estoy tan agradecida a la United Health Foundation por ayudarme a concretar mis sueños. Hay tantos recursos disponibles para nosotros, entre ellos, conferencias y seminarios. No se puede poner un precio a todos esos beneficios".

Sainfer recibió una beca en el 2014 para financiar sus estudios de enfermería a través de una asociación entre la United Health Foundation y el programa Future of Nursing Scholars de la Robert Wood Johnson Foundation (RWJF). United Health Foundation fue uno de los primeros fundadores en asociarse con RWJF en esta iniciativa de múltiples fundadores.

Desde el 2007, United Health Foundation ha aportado:
$16 millones
para financiar
2,069
becas